POR DANIEL PRADILLA

Por estos días se habla mucho del mal comportamiento de los colombianos en Rusia. Viendo los titulares y los mensajes incendiarios en las redes sociales, pensé que era un buen momento para que la gente se entretenga leyendo de algo un poco más positivo. Así que déjenme les cuento un poco de nuestra travesía por el mundial, les prometo que voy a tratar de no aburrirlos.

El reloj marca las 9:35 de la mañana, nos encontramos en el tren de alta velocidad # 757, destino San Petersburgo a Moscú. El trayecto dura unas cuatro horas, a una velocidad promedio de 198 km/h, tiempo suficiente para tomarme un descanso y empezar a recapitular la extensa lista de imborrables memorias que me ha tocado archivarle al disco duro de mi cabeza en tan solo una semana de viaje.

Ir a un mundial es algo que lo marca a uno de por vida. Una vez vas al primero, quedas matriculado para siempre. Mi matrimonio con los mundiales empezó en Alemania 2006. Ya son 12 años de inmensa felicidad y les cuento que vamos sólidos. En cuatro mundiales, han pasado muchas cosas, pero tal vez, lo mas importe es que la Selección Colombia vuelve a ser protagonista.

IMG_3573.jpg
 

Los Rusos la están rompiendo

Si los rusos tenían fama de ser secos y de pocos amigos, pues a mi me han parecido súper amables. Es verdad que no hablan mucho ingles, pero siempre tratan de hacerse entender así sea a punta de señas. No solo nos han descrestado con su capacidad goleadora, sino que les están demostrando al mundo como se debe organizar un mundial. Mis respetos por la organización. Los estadios son absolutamente increíbles, las vías de acceso y el transporte me han parecido realmente excelentes. Los locales se están gozando su mundial y nos han hecho sentir como en casa. La comida, ni hablar.

IMG_3319.jpg
IMG_3822.jpg
 

Colombia y su debut contra Japón

Por ahí he oído gente diciendo que Colombia no juega a nada, que los jugadores no sienten la camiseta, que ya estamos eliminados. Blah, blah, blah. Que los odiosos desalmados se metan en su cueva y que ojalá algún buen samaritano les hackee las cuentas de Facebook para siempre.

Para mi este debut fue lindo, maravilloso, sin exagerarles es de las vainas más emocionante de la vida. Estar ahí parado en ese estadio junto a 45,000 almas cantando nuestro himno, agarrado de la mano de mi esposa, mi monita futbolera que me dijo que a este mundial íbamos porque íbamos, así tocara salir a vender la camioneta. Era el día de su cumpleaños. Hace cuatro años nos había tocado la victoria contra Costa de Marfil en Brasilia, así que teníamos las mejores expectativas. Mis suegros a mi lado, al otro lado mis amigos más futboleros, en otras secciones del estadio mis mejores amigos de colegio, con los que soñábamos desde los 6 años poder ver a nuestra amada selección Colombia en un mundial.

IMG_3580.jpg
IMG_3553.jpg

Y aunque el marcador no fue el que esperábamos, me quedo con las lindas imágenes de los ríos de camisetas amarillas que vinieron hasta Saransk desde todas partes del mundo a acompañar a la selección.

Me quedo con ver a uno de mis ídolos, al tigre Radamel Falcao entrar a su mundial con la banda de capitán buscando su anhelada revancha. Me quedo con el carácter que mostró el equipo para salir a buscar el empate con un hombre menos.

IMG_3677.jpg
IMG_3588.jpg

Me quedo con el parrandón que armamos en el tren de Moscú a Saransk donde el gran Pipe y su parche de amigos Barranquilleros se pusieron el tren de ruana.

IMG_3474.jpg

Me quedo con mi linda conversación con Daniel, un hincha de Bucaramanga que ahorró toda su vida para venir al mundial, y que cargaba una bandera de Colombia firmada por todos sus compañeros de oficina porque quería tener un pedacito de cada unos de ellos en Rusia. 

IMG_1320.jpg

Me quedo con la oportunidad de haber conocido gente de todas partes del mundo y de mi país, con el abrazo fraterno que recibí de unos hinchas refugiados de Siria que se acercaron a tomarse fotos conmigo.

Me quedo con la cara de felicidad de las mujeres Iraníes que estaban detrás de nosotros en la fila para entrar al estadio. Nunca se me va a olvidar como se veían de radiantes, con su boleta en mano ingresando libremente a un estadio de fútbol sin ser perseguidas, cosa que en su país es prohibido.

Me quedo con las abuelitas rusas que llevaban puestas sus mascaritas de Falcao y se volcaron a las calles saludando a los hinchas y dándoles la bienvenida a su ciudad.

IMG_3521.jpg
IMG_3640.jpg

El fútbol, queridos lectores, es un verdadero regalo de la humanidad que logra acercarnos y dejar de lado todas nuestras diferencias para unirnos en torno a un balón.

Mañana, más que nunca se tiene que sentir el calor de los más de 50 millones de Colombianos que le estaremos haciendo fuerza a nuestra amada selección. Mandémosle la mejor energía, creamos en ellos y demostrémosle al mundo de lo que somos capaces.

Vamos a darle con toda. ¡Nos vemos en Kazán!


BLOG_Perfil_Daniel_300x300.png

Daniel Pradilla
Born and raised in Bogota, Colombia. Die-hard fan of Atletico Nacional and the Colombian National. Has 10+ years of football traveling experience, including 3 World Cups, Champions League, Premier League, La Liga, and Copa America.